¡Feliz día de la mujer, quiero que te celebres a diario y celebres en sororidad a todas las mujeres que te apoyan!

Dicho esto voy al título del post que fue por lo que abriste esto y que es mi regalo del Día Internacional de la mujer para ti.

Hace unas semanas te conté por Instagram que había llegado “por casualidad” a una práctica meditativa llamada “Yoni gazing” o Contemplación del Yoni. Como sabes, si tienes tiempo en mi mundo, Yoni es la palabra en sánscrito que se refiere a todo el aparato reproductor femenino incluyendo la vulva (que es la parte externa, no se llama florecita ni como te dijeron de pequeña según tu país), la vagina, el útero, las trompas y los ovarios. Yoni en sánscrito, significa “Portal sagrado”.

Comencé la práctica -porque aquí no te enseño nada que yo no haya probado por mi misma, para saber qué se siente- hace un par de semanas y esto es lo que tengo para reportar.

Lo primero que debes saber es que tienes que ser una mujer muy valiente para conectar con tu Yoni desde las prácticas profundas que te enseño, pues cada vez que te conectas con tu Yoni pasan cosas inesperadas en tu vida, en general se te activan las antenitas al mundo invisible y vas a tener más sincronicidades, precipitas o manifiestas en el mundo físico más rápido, por lo que debes ser más cuidadosa y consciente con tus pensamientos y palabras, tu cuerpo te habla y te dice qué debes trabajar, tu emocionalidad se potencia (por lo que debes saber gestionarla e integrar las emociones) y finalmente te conviertes en una mujer absolutamente magnética. Entonces, si no estás abierta a que tu vida cambie y a conectar más profundamente contigo y con partes de ti que desconoces, no lo hagas o por lo menos no lo hagas sin contención o apoyo.

Puede que esas cosas pasen todas o no pase ninguna, pero en mi práctica la mayoría de las mujeres tiene alguna de esas manifestaciones durante el trabajo profundo con el Yoni y a veces otras más profundas de sanación de su sexualidad.

Una vez que le pierdes el miedo a lo que pueda ocurrir, tomas un espejo, separas las piernas y sin ropa interior te dedicas por lo menos 20 minutos a contemplar tu vulva sin pensar en nada. Para mi personalmente, las prácticas de contemplación hacen que quede absorta en lo que sea que estoy viendo (¿te acuerda que a principio de año te hablé de wall gazing?) y que se abran portales a mi mundo interno que me dan respuestas a preguntas que no sabía que tenía.

Esta contemplación puedes hacerla sentada o acostada, trata de mantener los ojos abiertos el mayor tiempo posible, si sientes necesidad de cerrarlos también puedes hacerlo pues es posible que la práctica te esté llevando adentro hacia algo que tienes que ver. Si mientras ves tu vulva sientes que entras a otra dimensión donde pasan cosas como una película también es normal, solo presta atención a cómo te estás sintiendo y lo que estás viendo, tu subconsciente te está dando un mensaje que probablemente vas a tener que descifrar y que puedes hacerlo escribiendo si te sientes llamada a eso, o solo recibirlo y dejar que se vaya aclarando frente a tus ojos con el tiempo (alguien te puede hablar del tema, abrir una página de Google y verlo allí o recibir el mensaje en la radio), tú no te preocupes que si es importante para tu evolución lo vas a ver en el momento necesario.

Si te asustas siempre puedes volver al momento presente, recuperando consciencia del lugar donde te encuentras y en que fecha estamos. Al finalizar la práctica de la contemplación de la vulva por 20 minutos, puedes escribir sobre tu experiencia o lo que viste, sentiste o pensaste y agradecerle a tu portal sagrado por lo que te haya mostrado.

Si por casualidad eres un hombre leyendo esto, puedes hacer la práctica también con el consentimiento de tu mujer y al final comparten la experiencia entre ambos.

Como el Yoni es el lugar donde toda la vida es creada, contemplarlo resulta una experiencia absolutamente transformadora. Ya yo te conté mi experiencia, quiero que ahora tú hagas la meditación y me cuentes la tuya.

NOTA: Creo que es importante aclarar que esta es una práctica que se hace cuando te sientes cómoda con lo que estás viendo, si ves tu vulva y te parece que es muy grande, pequeña, fea o cualquier calificativo negativo que tengas sobre ella, es importante que primero elimines ese juicio sobre tu vulva y la veas como es, perfecta por ser tuya.

Te mando un abrazo y espero pronto saber de ti. Cuéntame ¿Conocías esta práctica?

Besitos,

Laudy

Pd: Recuerda que mi otro regalo por el mes de la mujer es el libro “Desnudando el placer”, si estás en mi lista de correos ya lo recibiste y si no tienes acceso gratis a él en este link.

%d bloggers like this: