Muchas veces nos agarra el monstruo de la insatisfacción y todo lo que vemos a nuestro alrededor parece molestarnos, lo sé porque me ha pasado. Sea el frio, el calor, la gente a tu alrededor, que tu pareja movió la lámpara para el lado que no era, que no consigues lo que quieres, que la ropa no te cierra, que no tienes tiempo y pare usted de contar.

Lo que no sabemos o no nos damos cuenta, es que no es lo externo lo que nos está molestando son las condiciones internas que tenemos con nosotras mismas las que nos tienen insatisfechas y de alguna forma lo que hacemos es reflejarlo en el exterior con lo que nos rodea.

Cuando tú estás bien contigo misma la vida es mejor, tiene otro color, aprecias desde adentro todo lo que eres, haces y tienes y cuando eso pasa es menos probable que quieras desperdiciar tu energía vital en la negatividad de la queja porque te valoras y valoras tu tiempo.

Una práctica que literalmente ha cambiado mi vida es la práctica del agradecimiento con amor. ¿De qué se trata? De llevar un registro de todas las cosas maravillosas que hay en tu vida desde el amor y el agradecimiento.

Ten un cuaderno a la mano al lado de tu cama y lo primero que haces luego de despertarte es comenzar a escribir, yo lo tengo en mi rutina matutina de la siguiente forma: Abro los ojos, doy las gracias por el nuevo día, me tomo un vaso de agua (debería ponerle limón pero se me olvida), me como un snack y aprovecho el tiempo de espera antes de hacer ejercicios escribiendo en mi cuaderno 20 minutos.

Puedes poner cosas como: Amo a mi familia, amo a mis clientes, amo a mis amigos o agradezco con amor mi cama, agradezco con amor mi sueño reparador, agradezco con amor lo que acabo de comer. No importa cómo lo hagas, ni lo que pongas, el orden de los factores no altera el producto, lo importante es que SIENTAS el amor y el agradecimiento en todo tu cuerpo.

Entonces la próxima vez que te vayas a quejar de que no tienes pareja y que tienes que hacer todo sola o que si la tienes, tu pareja olvide poner la comida en la nevera antes de dormir, te bote un Tupperware o no baje la tapa del baño, recuerda que todo es parte de la condición de ser humanos y que hay muchas cosas positivas aún por agradecer. Agradece con amor lo que sí hay en tu vida y recibe los milagros de esta práctica.

Si quieres apoyo para transformar tu vida, haz click aquí.

Un abrazo,

Laudy

%d bloggers like this: