¡Adaptación hedónica! Esa fue la respuesta que le di a un señor casado que estaba al lado mío el otro día en Starbucks luego de que me preguntara cuál era el mayor problema que yo había podido observar que tienen las parejas.

Y es básicamente la capacidad que tenemos los seres humanos de perder apreciación cuando creemos que algo es nuestro. La verdad es que nada nos pertenece, mucho menos la gente, pero cuando creemos que esa persona nos quiere y damos por sentado que siempre estará allí para nosotros dejamos de hacer esas cosas que al principio lo hacían sentir especial.

Al principio de la relación te arreglabas para él, le cocinabas algo especial, tenías detalles, solucionaban sus diferencias de manera divertida, cuando va pasando el tiempo y asumes que esa persona va a estar allí como lo prometió en los votos, dejas de poner atención y empeño en ti y en la relación, muchas mujeres se descuidan cuando están casadas, se dejan de afeitar, de arreglar, arman cantaleta por pequeñas cosas, pierden por completo el misterio que tenían al principio y cuando llega el desacuerdo deciden no afrontarlo y se van quedando con rencores que lo que hacen es separarlos más.

Si no te sientes bien con tu pareja porque no están resolviendo sus diferencias sanamente, es posible que empieces a distanciarte en la relación, no solo emocionalmente si no también físicamente y sin la conexión sexual que es tan importante van quedando como compañeros de cuarto. Entonces en el tema de la cercanía y la conexión, poco importa quién es responsable de que eso iniciara, lo importante ahora es quién va a dar el primer paso para abrir la puerta de la comunicación, y allí te pregunto ¿quién está leyendo esto? ¿tú o él? Tú ¿verdad? Pues entonces tú tienes la oportunidad de hacer que las cosas sean diferentes.

Recuérdalo, dar a alguien por sentado es muy fácil, lo sé porque estuve allí cuando estaba casada y pensé que envejecería con él. Creemos que siempre nos van a querer y eso a veces no pasa. Aprecia lo que tienes hoy, tal cuál es, sin querer cambiarlo, sin desear que sea diferente porque eso no va a pasar a menos que él quiera.

Míralo a diario con nuevos ojos solo porque es un nuevo día. Recupera apreciación de lo que sí tienes y de lo que él sí hace. Si lava los platos diferente que tú, dale las gracias, si no le queda bien hecha la cama o pone las flores al revés, dale las gracias, si disfraza al niño para salir al cole, dale las gracias, deja de ser tan crítica que a ti tampoco te gusta que lo sean contigo.

Nota: este mensaje es para parejas sanas que tienen los conflictos propios de ser humanos, si tu dignidad o tu seguridad se ven comprometidas es un caso diferente donde tienes que buscar la ayuda de un profesional de salud mental para que puedas salir de allí.

Tarea: Escribe “APRECIACIÓN” en un post it y ponlo en un sitio donde lo veas siempre.

Únete al grupo de Facebook “El club de la vida orgásmica” para seguir la conversación y donde vamos a estar realizando un reto gratis sobre amor de parejas del 18 al 22 de febrero. ¡Te espero!

Much love!

Lau

Pd: Comparte con esa amiga que tanto quieres y que sabes que podría verse beneficiada de leer esto

%d bloggers like this: