La vida está llena de experimentos.  Que una relación no haya funcionado no significa necesariamente que haya sido un fracaso; si de la experiencia puedes sacar un aprendizaje entonces fue un experimento con un resultado diferente al esperado. Nadie tiene por seguro cuál es el desenlace de ninguna relación, aunque apuestes por ello no puedes saber con certeza si va a durar toda la vida, unos pocos meses o algunos buenos años. Lo importante es que lo que dure sea verdadero y en ese tiempo crezcas y seas feliz.

Cuando la relación se termina, muchas veces nos quedamos pensando en todas las cosas diferentes que pudimos haber hecho para que funcionara y que no hicimos, sin salir del laberinto mental de la culpa y el arrepentimiento, ¿en qué me equivoqué? ¿cómo pude ser tan ciega? ¿siempre me pasa lo mismo? ¿cómo pude confiar en él? Y a veces luego entramos en modo víctima pensando que la vida apesta y empezamos a rumiar mentalmente cualquier barbaridad ¡no puedo vivir sin él! ¡nadie más me va a querer! ¡era el amor de mi vida y ya no tengo nada! Y así nos la pasamos en una autoflagelación infinita con el látigo de nuestra mente; en otras ocasiones nos sentamos a pensar en todo lo que pudo ser y no fue (oyendo a Adele como fondo musical) y así perdemos energía vital en algo que básicamente ya no existe. Cada persona vive la ruptura diferente y tiene un dialogo interno que la hará sentir mejor o peor de acuerdo con lo que lo alimente (si son pensamientos negativos o positivos).

Si estás leyendo este post, has dado un paso a tu nueva vida porque eso significa que ya estás decidida a olvidarlo y que estás buscando estrategias para que eso pase. Probablemente ya hayas elaborado tu duelo y si no, es lo primero que debes hacer antes de en realidad pensar en olvidarlo por completo. No todo es negativo, te tengo buenas noticias, te vas a recuperar, te vas a olvidar de él y vas a amar de nuevo. ¿Recuerdas cuando se te rompió el corazón la primera vez? Pensabas que nunca ibas a poder amar de nuevo y ahí está, te enamoraste de nuevo, diferente, pero de nuevo.

Si ya pasaste por el proceso de duelo, entonces ¿qué puedes hacer para olvidarte de tu ex? Bueno lo primero que te recomiendo es dejar de seguirlo en las redes sociales, dejar de ver la última hora de conexión del WhatsApp, dejar de chequear sus estados de Facebook o los posts de Instagram, vamos tú puedes. Agarra tu teléfono y hazlo ya, toma acción, después sigues leyendo.

Bienvenida de vuelta, debe haber sido difícil borrarlo. ¿No lo hiciste? Aprovecha que luego se te va a olvidar, es en serio.

Si no lo has dejado de seguir, ya no leas más, está claro que en realidad no quieres olvidarlo, entonces para qué utilizar tu precioso tiempo en continuar leyendo, mejor busca un post que trate de “Cómo seguir sufriendo mientras pienso en mi ex” “cómo ser una mejor stalker” o “10 consejos prácticos para vivir en amargura tras una ruptura” a ver qué consigues.

Si eres de las valientes, de esas que tienen mejores cosas que hacer que stalkear al Ex ¡Bravo! tengo para ti otras estrategias que estoy segura te van a ayudar.

Hay una técnica que me gusta mucho de Mel Robbins que se llama la regla de los 5 segundos, la instrucción es contar de atrás para adelante de 5 a 1 y hacer lo que quieres hacer, una cliente mía que llegó a Love Program justo después de una ruptura con su novio, la refinó contando de 5 a 1 y montando al Ex en un cohete que mandaba al infinito y allí lo veía perderse, luego se concentraba en lo que estaba haciendo pues este señor ya estaba a millones de km de su mente y ya no podía distraerla.

Cierra tu proceso con tu ex. No tienes que decirle lo que piensas, pero para que no se quede en tu mente dando vueltas todo lo que le quieres decir, escríbelo en un papel, absolutamente todo lo que piensas, todo lo que sientes y con las palabras exactas que hay en tu mente, saca todo. Una vez hayas terminado, en el mismo papel agradécele las cosas que aprendiste, pide perdón por las cosas que tú pudiste hacer que no fueran de beneficio para él, despídete y déjalo ir. Esta carta es posible que la tengas que hacer varias veces. Y cada vez que la hagas luego dispones de ella quemándola o rompiéndola sin leerla de nuevo.

Ocúpate en vez de preocuparte. Si ya lo quieres olvidar es porque tienes claro que ya no quieres volver con él y que es para tu mayor beneficio que no estén juntos. Que la conexión era perfecta, que te leía la mente, que se entendían en todo es maravilloso, pero obviamente hay una razón importante por la que terminaron y si tú quieres continuar con tu vida debes aceptar tu situación actual. Si esa situación cambiara en el futuro evaluarías otro curso de acción en ese momento, pero por lo pronto te toca seguir adelante.

Me gusta el ejercicio de respirar profundo hasta relajarte y luego buscar en tu cuerpo dónde está alojado el dolor que te causa no tener a tu ex, ver el color y la forma que tiene, sentir su temperatura, remover ese dolor con tus manos para sacarlo de tu cuerpo y luego llenar ese espacio de energía de luz mentalmente, es relajante y renovador, te lo recomiendo.

Vive una vida plena y feliz, si no lo hacías mientras estabas con él empieza ahora; reconecta de nuevo con amigos, busca nuevos intereses, comienza con un proyecto excitante, explora actividades que típicamente no harías pero que te llaman la atención. Conoce gente nueva, llénate de experiencias e invierte tu energía en crecer y darte más amor, vas a pasar el resto de la vida contigo así que cultiva la única relación que tienes garantizada que va a ser para toda la vida, la relación contigo misma. Y recuerda eres digna de un amor digno.

%d bloggers like this: